Juan I. Prieto Juan I. Prieto

Juan I. Prieto / Arquitecte i investigador

Utopía y tristeza en la cultura


L’arquitecte i professor de projectes a la Universidad de A Coruña, Juan Ignacio Prieto, entén la disciplina com un àmbit multidisciplinari, pràctic i teòric. Doctor amb la tesi “Teatro Total: la arquitectura teatral de la vanguardia europea en el período de entreguerras”, forma part de diversos grups d’investigació, centrats en l’urbanisme i les ars escèniques. En aquests comentaris aporta la seva visió de l’arquitectura dels equipaments culturals, des del coneixement de les propostes de les avantguardes i des de la seva tasca de disseny i pedagogia en l’àmbit universitari de la comunitat gallega.


Cual es tu ámbito de investigación en el campo de los equipamientos culturales y los espacios escénicos, y de qué manera crees que los temas investigados han aparecido o influenciado en tu arquitectura?

El ámbito de mi investigación académica se articula en torno a dos conceptos: Teatro Total y Ciudad del Teatro. El primero entendido como una nueva tipología de teatro diseñado conjuntamente por directores de teatro, arquitectos, diseñadores, artistas e ingenieros para alojar una nueva forma de espectáculo creado para una nueva sociedad. Tras él siempre se encuentra la mecanización, el mundo moderno y una cierta condición utópica que les lleva a plantear espacios complejos que, salvo contadas excepciones, no llegaron a materializarse, y que yo traté de contextualizar y analizar a partir de la documentación original y de su reconstrucción virtual.

El concepto de Ciudad del Teatro hace referencia a la síntesis de arte, técnica, formación cultural y dramática, arquitectura y urbanismo, es decir, concebir un equipamiento cultural como un lugar de creación y difusión y, a la vez, como nodo de un tejido y actividad urbanos. Creo que mi forma de entender las implicaciones de un proyecto tiene relación con ambos conceptos, y de hecho ambos están relacionados. La base conceptual de ambos se encuentra en el concepto de Gesamtkunstwerk enunciado por Wagner, y que hacía referencia a la fusión de las artes, a la que el Teatro Total añadió la inclusión de la técnica contemporánea, y a la que el concepto de Ciudad del Teatro suma la voluntad de influenciar en los tejidos urbanos y sociales de su entorno directo. Es decir, se trata de una arquitectura capaz de responder a las necesidades y medios de su tiempo, mediante la cooperación de varios agentes y disciplinas, en la construcción de un proyecto capaz de articular relaciones y diálogos con el paisaje circundante.

Referente a tu faceta de investigador, ¿Puedes comentar algunas características y elementos interesantes (a nivel espacial, tecnológico, funcional) que hayas detectado que se pierden, respecto a los espacios escénicos a lo largo del siglo XX, ya sean estos utópicos, proyectados o realizados? Quizás por las normativas, por motivos de economía, o por la restricción del papel y la función del edificio teatral en la ciudad y la sociedad, hay elementos que desaparecen, o que actualmente no aparecen ya en los criterios de diseño y planes funcionales de estos equipamientos culturales.

Muchos de los proyectos de las vanguardias centraron su atención en el espacio de representación y dejaron de lado los espacios de acceso y relación, que solamente se planteaban de una manera funcionalista. Me resultaban muy sugerentes esos espacios de las grandes óperas europeas sin una función más allá del encuentro y el intercambio entre asistentes, con salas para comer, fumar, estirar las piernas… De ahí el interés del concepto de Ciudad del Teatro de Giorgio Strehler, que hacía explícita una voluntad y manera de hacer que se había manifestado previamente repetidas veces, y en el que el equipamiento cultural se plantea como un lugar de encuentro ciudadano, con restaurante, biblioteca, aulas, amplios vestíbulos y jardines, que pretendían que el espacio teatral no se activase únicamente durante la breve duración de una representación.

Ciñéndonos a la tipología del teatro total concebido por las vanguardias, se buscaba un espacio que fusionase la escena y el auditorio en un espacio único no fragmentado, prescindiendo de la caja escénica mediante la implementación de compleja maquinaria escénica, que en la mayoría de los casos se había imaginado superando las capacidades técnicas de la época. Espacios experimentales, innovadores y a la vez asentados en la tipología teatral griega original, que sin embargo no llegaron a materializarse y sucumbieron ante la eficiencia de la caja escénica. La caja escénica es un elemento tremendamente versátil, funcional y que ha sido sometido a un replanteamiento constante durante siglos, difícil de superar.

En el ámbito de Galicia, donde trabajas, según tu opinión qué ejemplos recientes de arquitecturas para la cultura (de bibliotecas a teatros o centros de creación) ves más destacables, interesantes o con aportaciones originales?

Tristemente, el elemento más representativo de una arquitectura concebida por y para la cultura recientemente en Galicia es la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, realizada siguiendo el proyecto de Peter Eisenman. Y creo que el problema de este megaproyecto está en su punto de partida, la idea de una trama urbana cuya única función es la difusión cultural, descuidando los espacios de creación, formación y convivencia. El resultado es un espacio muerto y destinado preferentemente a turistas y visitantes ocasionales, en lugar de a los habitantes de la ciudad o de Galicia. Otra cuestión a tener en cuenta es la desproporción del programa y su alienación respecto del contexto, derivado de la voluntad de crear la “mayor ciudad de la cultura del mundo”. Resulta curioso que el espacio para el teatro de la ópera, uno de los mayores y más equipados del mundo en un lugar con escasa tradición, sea finalmente un socavón vacío en el centro de la trama de la Ciudad de la Cultura. Un proyecto incompleto, ajeno e infrautilizado.

En el lado opuesto, deben señalarse intervenciones más sutiles que tienen que ver con reformas de espacios existentes, como por ejemplo el Teatro Colón, de VIER Arquitectos, y el Teatro Rosalía de Manolo Gallego, en A Coruña. También, los nuevos equipamientos creados para atender las necesidades concretas de asociaciones locales, como el Centro Dotacional de Torroso de Cendán Vázquez, las intervenciones de Alberto Noguerol, Alfonso Penela y Enric Miralles en el CUVI, o intervenciones más sutiles como las realizadas recientemente para convertir espacios y edificaciones rurales en lugares de debate y exhibición del Festival de Cans.

Y a nivel de proyectos de restauración, rehabilitación, reforma o transformación, crees que en la arquitectura producida en Galicia se ha tomado alguna línea de trabajo o estrategia proyectual en particular, a la hora de afrontar los nuevos proyectos, que la diferencien de otras áreas geográficas o escuelas de arquitectura?

Creo que recientemente se están planteando actuaciones sutiles para cualificar espacios que resultan muy interesantes. Por citar algunos ejemplos, podría señalar la Remodelación del Puerto de Malpica, de Creus y Carrasco, el Museo y Parque Rupestre de Campo Lameiro, de RVR, el Colegio de Arquitectos de Vigo y su entorno, de Irisarri y Piñera, las intervenciones en San Clemente y las Huertas de Caramoniña, de Abalo y Alonso. O obras de estudios más jóvenes, como Barge y Bouza, Emilio Rodríguez Blanco o Arrokabe Arquitectos. Quizá resulte difícil señalar una tendencia colectiva o un modo de hacer común, pues se trata de estudios pequeños en los que prima la visión personal y la atención a lo singular y a lo específico, prescindiendo de dependencias estilísticas. De todas formas pueden señalarse referencias comunes, que vendrían del encuentro de la materialidad de la arquitectura tradicional gallega con los materiales industrializados contemporáneos, introducida por una generación precedente de arquitectos como Manolo Gallego, Andrés Albalat, César Portela, Andrés Reboredo o Alberto Noguerol, todos ellos docentes en la Escuela de Arquitectura de A Coruña, que junto a la de Oporto son las escuelas de referencia en el Noroeste de la península.